Archive for Septiembre 2016

Los beneficios de trabajar en entorno acuático

Desde la ACHE y con el apoyo de la Asociación Deporte para DCA damos comienzo a una nueva actividad con nuestros usuarios, la terapia en medio acuático. Hoy queremos contaros cuáles son sus beneficios. Podéis ver en vídeo nuestra primera sesión aquí Terapia Acuática afectados por Huntington

En la terapia acuática utilizamos de forma combinada, las propiedades mecánicas del agua junto con técnicas e intervenciones específicas de tratamiento, con el fin de facilitar la función y la consecución de objetivos terapéuticos propuestos.

terapia en entorno acuático

El cambio de entorno de un medio terrestre a un medio acuático, rompe la rutina de tratamiento de la rehabilitación. Se fomenta la percepción de la autoestima y la autoconfianza por la sensación de ingravidez y de libertad de movimiento que experimenta la persona en el agua, son capaces de desplazarse y desarrollar de forma autónoma determinadas habilidades que en tierra les resultaría difíciles o imposibles de realizar, adoptando así una actitud de autosuperación. El agua permite usar el juego como recurso terapeútico aumentando la participación del usuario y la disminución sobre la presión de rendimiento y miedo a fallar, por lo que trabajamos el aumento de la tolerancia a la frustración.

terapia en medio acuáticoEn el plano neuromuscular, los receptores cutáneos, propioceptivos y barorreceptores se ven estimulados de manera constante, favoreciendo la integración de los estímulos propioceptivos y táctiles, normalizando el tono muscular (ya que en tierra el tono se eleva por el esfuerzo de mantener el equilibrio y moverse contra la gravedad).

Otros efectos del agua se producen en nuestro sistema respiratorio, aumentando su capacidad para trabajar en un 65%, también en nuestro sistema cardiovascular, aumentando los retornos venoso y linfático y reduciendo la frecuencia cardíaca en la inmersión. El pH del agua hace que aumente la diuresis, así sentimos ganas de orinar y la necesidad de hidratarnos. También provoca beneficios en nuestro sistema musculoesquelético aumentando el riego sanguíneo tisular, facilitando su oxigenación y la eliminación de productos de desecho.

 

Con todo ello, podemos empezar a trabajar con nuestros usuarios con ejercicios de transferencias, traslados, volteos, cambios y mantenimiento de posturas, control cefálico, equilibrio, coordinación, fuerza, tono muscular, etc., elementos que favorecen el desempeño en las actividades de la vida diaria con el Terapeuta Ocupacional y el desarrollo de actividades logopédicas, tales como la respiración, el habla, la gestión de los músculos implicados en la deglución, etc.

 

Bibliografía

Güeita Rodriguez, J.; Alonso Fraile, M.; Fernández de las Peñas, C. (2015). Terapia Acuática. Abordajes desde la Fisioterapia y la Terapia Ocupacional. Elsevier España S.L.U.

Read More